CRÓNICAS DE EXPLORACIÓN             

TORCA DE LOS CASTRUCOS  (Tilo)

FECHA: 29 y 30 de mayo de 2021

PARTICIPAN: Carly-Suko-Jimy y Pon.

Quedamos en la Casa Azul de Pesués a las 7.00 a.m. y nos dirigimos a la cavidad tras algún pequeño contratiempo, Jorge al final no puede venir y tampoco tenemos taladro ... aún.

Entran en cavidad Carly, Suko y Jimy sobre las 9:00 a.m., Pon entrará sobre las 14.00 p.m.

 

Acceso con grandes petates de nuevo, mucha cuerda, comida y otros pertrechos para el vivac y la exploración en punta prevista para el día de hoy.

Tras dejar provisiones en el vivac continua el  primer equipo hasta la zona de punta, pasando el meandro de los cuchillos y comenzando a instalar un primer pozo de unos 10 m (que en la anterior visita fue destrepado con cuidado hasta llegar al desfonde del cañón).

 Comienza así una sucesión de pequeños pozos encadenados entre dos y cuatro metros muy resbaladizos, con agua y badinas configurando estéticamente un tramo de barranco de gran belleza. De camino se rompe el taladro y bajamos precariamente con naturales. Antes de finalizar el descenso de éstos pozos se incorpora Pon al equipo de punta que entró a la sima cuatro horas después……….y que tras un pequeño percance debido a encontrarse una de las cuerdas de acceso a la sala Elián en la parte alta impidiéndole subir, pero que con mucha maña logró enlazar la cuerda con otra que llevaba ¡ Uff  ¡ lo logró y pudo proseguir.

Ya junto todo el equipo accedimos a una nueva galería transversal de gran tamaño y belleza, un meandro amplio de lecho liso y cómodo que nos hace seguir el cauce del agua hasta un sifonamiento, pero continuamos por grandes galerías superiores fósiles que puentean el pequeño sifón hasta otro pozo de unos 10 m que también se sifona en su base.

 Proseguimos de nuevo por la amplia galería fósil hasta un pozo de 27 m que descendemos siguiendo la gran galería con techos de   al menos 35 m. altura  hasta retomar de nuevo el curso activo del río hasta un gran y espectacular sifón con arenas movedizas en la orilla por donde damos finalizada la exploración por esta vez.

 Se remonta una galería lateral y queda pendiente su futura exploración, llevamos muchas horas y regresamos hasta el vivac al que llegamos entorno a las 12 p.m.

Esta vez hemos andado mucho y ya tenemos que estar cerca del río Nansa

Se nota el cansancio ...

Dormimos como lirones, y cansados, decidimos regresar el domingo sin prisa pero sin pausa. En torno a las 14: 00 estamos fuera. Hace un día espectacular. Tan espectacular como la cueva que nunca acaba.