CRÓNICAS DE ESPELEO                 

La colada

Los_castrucos

  •  

    CRONICA EXPLORACIÓN 28/06/2020

    Retomamos la exploración de la sima de Los Castrucos o Tilo tras unos meses de parón dadas las desafortunadas circunstancias sobrevenidas del covid-19.

    A las 9:30 el equipo compuesto por 2 miembros del SCC entra por la boca de la sima. Reseñar que algunos todavía no habíamos comprobado que el árbol de la boca era un Tilo, lo cuál pudimos constatar dado la época del año. La instalación de la entrada presenta buen estado aunque comienzan a aparecer síntomas de corrosión debido a la mezcla de materiales de algunos anclajes.

    Avanzamos hasta la cascada. Allí revisamos el acopio de material y lo inventariamos. Se retoca el pasamanos de acceso a la vertical de la cascada. Se retira un anclaje natural intermedio, y se tensa el pasamanos, haciéndolo más cómodo y evitando la carga sobre un natural que podríamos llegar a fracturar.
    Se continúa hasta la primera sala con volumen considerable. Tras colarnos por unos bloques derrumbados, se accede al fondo del meandro que la surca. Presenta un par de zonas en las que se ve que continúa hacia abajo por pequeños pozos. Lo dejamos como incógnita para más adelante. Seguimos progresando hasta la segunda gran sala, donde se encuentra el segundo acopio de material. Trago de agua, bocata de tortilla y a inventariar. Cogemos algo de material y nos vamos hacia punta de exploración por la galería de los Reyes Magos. Nos damos cuenta de un par de pasos algo expuestos que convendría instalar pasamanos.

    Observamos que existe posibilidad de acceso a un piso inferior a través de un derrumbre. Tras dar alguna que otra vuelta parece que tras un estrecho laminador se abre una galería. Quitamos arnés y demás trastos y forzamos el paso. Es más cómodo de lo que parecía en un principio, pero mover las sacas se hace muy tedioso. Al otro lado la galería aumenta de dimensiones permitiendo ponernos en pie. Avanza en dirección W, mostrándonos bellas formaciones (coladas, estalactitas, gours…) dejándonos boquiabiertos a la par de agradecidos por otro regalito que nos brinda esta cavidad.

    Tras un par de cientos de metros aproximadamente, la galería entronca con la del piso superior, a la altura del pasamanos que nos queda por montar para evitar pisar por una zona con bellas formaciones.

    Volvemos atrás a por las sacas que habíamos dejado para facilitar el avance y decidimos ir hasta punta de exploración. Se inventaría el material allí acopiado y dada la hora debemos empezar a salir si queremos retocar algunas partes de la instalación. Se cambian algunos maillones, cuerdas y chapas de material personal por material del club. En la galería de los Reyes Magos se instalan 2 pasamanos sobre naturales en los puntos que se había detectado como ciertamente expuestos, haciendo más segura y ágil la progresión, lo cual se agradece sobre todo al regreso, cuando debido al cansancio el grado de atención disminuye.

    Parada nuevamente en el acopio de material de la segunda gran sala, para dejar el material que se había cogido pero no se utilizó. Bocata, agua y como tiros hacia fuera que las horas han ido pasando sin mucha noción del tiempo transcurrido. Salimos todo lo ágiles que nos permite el cansancio acumulado. 10 horas después (19:30) estamos en la boca nuevamente, cansados pero satisfechos del día de exploración, una preciosa galería descubierta, instalación mejorada y un montón de incógnitas que nos hacen soñar con las futuras incursiones.

    Ésto es lo que nos llevamos de la cueva

     

     

    Un gran día de exploración.